Loubna Mrie: Hablamos con sirios sobre la liberación de Raqqa

Autora: Loubna Mrie     |     Traducción: Elisa Marvena

Original en inglés:  VICE  | 18/10/2017

La mayoría de los residentes están contentos con la expulsión del Estado Islámico de su antiguo hogar, pero no pueden evitar sentir temor por su futuro bajo las fuerzas foráneas. 

La campaña contra el Estado Islámico con el apoyo de EEUU logró una victoria crucial el mes pasado, cuando las fuerzas de la coalición retomaron la ciudad clave de Raqqa, al norte de Siria. Pero con el cese del devastador asalto sobre el lugar a menudo referido como la capital del ISIS, llega el momento de hacer recuento de la destrucción. Según Raqqa is Being Slaughtered Silently (Raqqa está siendo masacrada en silencio), un galardonado grupo de periodismo civil que ha estado documentando los crímenes del ISIS desde que éste tomase la zona en enero de 2014, más del 95 por ciento de lo que en otro tiempo fue una bulliciosa ciudad ha quedado destruido. “Familias enteras han sido enterradas bajo los escombros, todavía estamos buscando a personas que se han esfumado,” me dijo Abdel Aziz al-Hamza, el portavoz del grupo.

Mientras tanto, los civiles que consiguieron salir de Raqqa – habiendo sobrevivido tanto al reinado brutal del Estado Islámico, como al torrente de ataques de las fuerzas de la coalición contra el ISIS – están atrapados en condiciones terribles en campamentos de refugiados ubicados en la zona rural circundante. Según Abdel Aziz, sólo el campamento de Ain Aissa, a unos 50km al norte de Raqqa, alberga a unas 100,000 personas, una cifra que empequeñece a los que quedan dentro de la ciudad. El número total de civiles desplazados de Raqqa desde que comenzó la campaña militar en junio asciende a unos 450,000, según Hamoud al Mousa, otro miembro de Raqqa is Being Slaughtered Silently.

Presintiendo la derrota, durante las últimas semanas parecía que el ISIS había decidido matar a cuántas personas les fuera posible antes de irse, colocando minas anti-persona prácticamente en cada rincón de la ciudad. “Han puesto aparatos explosivos dentro de neveras, lavadoras, aseos, macetas,” dijo Abdel Aziz. “Casi cada día recibimos noticias de alguien que intentó volver a su casa y lo mató una mina. Hace poco perdí a un amigo que murió en una explosión justo cuando iba a abrir la puerta de su casa.”

Pero mientras que la brutalidad del ISIS contra la población ha estado bien documentada, algunos residentes o antiguos habitantes sienten frustración al percibir que la campaña militar para tomar Raqqa se ve casi como una intervención divina, y temen que se pierda el legado de la ciudad como cuna del activismo anti-Assad.

Menos de dos años después de que comenzase la revolución siria en 2011, Raqqa ya estaba completamente fuera del control del régimen. Zaina Erhaim, periodista siria galardonada que organizó talleres en diferentes áreas rebeldes entre 2013 y 2015, recuerda las organizaciones de la sociedad civil en la ciudad “trabajando sobre temas que considerábamos tabú bajo el gobierno sirio – como derechos de la mujer, derechos humanos, libertad de expresión y periodismo.”

“Incluso tenían decenas de periódicos locales que lo criticaban todo, incluso a los grupos armados que tomaron Raqqa tras la retirada del gobierno sirio,” me dijo.

Hay miedo de que las fuerzas rebeldes foráneas pasen a reconstruir y remodelar el lugar a su manera, quizás de tal forma que se vuelva irreconocible para sus residentes en el exilio.

“Sí que tengo sentimientos encontrados sobre la campaña,” dice una antiguo residente de Raqqa que dejó la ciudad después de que el ISIS tomase el control y que prefiere permanecer en el anonimato por su seguridad. “Quiero que el ISIS sea destruido, pero al mismo tiempo no tengo a dónde volver. La ciudad ha desaparecido. Igual que Kobani, sabemos que seguirá en pedazos, nadie la va a reconstruir en un futuro cercano.”

Algunos antiguos habitantes de Raqqa expresaron ansiedad sobre la posibilidad de que las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), el principal grupo rebelde sobre el terreno que lideró la toma de la ciudad, puedan comenzar su propio tipo de ocupación – aunque mucho más blanda – en los días futuros. Citan alegaciones pasadas sobre violaciones cometidas contra los derechos humanos por parte del YPG (grupo kurdo paramilitar del que las FDS sacan mucha de su fuerza).

“Cuando grupos radicales están al mando de la llamada liberación, no traerán una paz duradera,” dijo otro civil que huyó de Raqqa en 2014 y ahora vive en Turquía. “No ayudará a que Irak o Siria superen el sectarismo y la falta de confianza fomentada por el ISIS durante los últimos cuatro años. Por eso me niego a llamarlo liberación.”

Aún así, algunos sirios sí que vieron los bombardeos de la coalición que destruyeron más aún sus hogares – y permitieron su recuperación – como un mal necesario. “Por desgracia, esto es lo que hace falta para forzar al ISIS a salir de Raqqa,” me dijo otro activista sirio viviendo en el exilio en los días anteriores a la captura. “No se me ocurre otra manera que los pueda expulsar de su llamada capital.”

Al mismo tiempo, los bombardeos liderados por EEUU – que mataron a cientos de residentes que no eran del ISIS – podrían haber hecho perder la confianza en la política en la zona de cara al futuro. “Me preocupa que estos civiles se radicalicen después de lo que han presenciado, ” añadió el activista exiliado, también viviendo en Turquía.

Claro que lo mismo podría decirse sobre los sirios que han sido testigos del horror del régimen de Assad – una ironía que no se les escapa a los que lamentan en lo que se ha convertido su antiguo hogar.

“El uso de la fuerza extrema y la brutalidad es lo que ha llevado a algunos sirios a radicalizarse, pero no veo por qué los civiles que han visto a sus familias al completo enterradas bajo las bombas de EEUU no puedan radicalizarse también,” me dijo el segundo exiliado en Turquía. “La gente está cansada y sólo quiere que toda esta guerra se acabe.”

 


Foto de portada tomada del perfil de Facebook de AbdAlaziz Alhamza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s