Un tributo a Rim Banna: la voz de la libertad y la revolución

Autora: Abir Kopty*      |       Traducción: Mariana Morena

Publicado originalmente en inglés en: Middle East Eye, marzo 2018

Cincuenta y un años pueden parecer muy cortos en la vida para cualquier cosa, pero para un artista excepcional como Rim Banna son mil años espléndidos. Con una sonrisa orgullosa, Rim partió de este mundo espantoso dejándonos el corazón muy dolorido.

Recuerdo a Rim desde sus primeros días cuando solía actuar en eventos políticos en Nazaret, nuestra ciudad, y recuerdo su actuación en las noches de los Campamentos Voluntarios de Nazaret a finales de los años ochenta. Eran campamentos de voluntariado político que reunían a palestinos de toda la Palestina histórica. Constituían una alternativa a las políticas de discriminación y opresión del gobierno israelí. Rim estaba allí. Yo era una niña, pero ella ya era una leyenda para mí.

Desde el principio, Rim eligió su propio camino. Eligió ser una artista de principios y un ejemplo de inspiración. Eligió valores antes que beneficio y autenticidad antes que la fama. Una cantante humilde y modesta, que dedicó su vida a lo que creía, una voz rara en un mundo de “celebridades” y fama.

Fue una música activa, con 13 álbumes editados. Escribió, compuso y cantó, pero también cantó poemas de destacados poetas palestinos como Tawfik Zayyad, Samih Alqassem, Mahmoud Darwish y otros, incluidos poemas de su madre, Zahira Sabbag.

Posiciones muy claras

Cantó por la libertad, las revoluciones, los presos políticos y mucho más. Se especializó en canciones infantiles, algo que la distinguió notablemente. Con tres álbumes infantiles, recreó las tradicionales canciones de cuna y, a través de ellas, se hizo presente en los hogares palestinos y en la memoria de los niños.

Rim luchó y trabajó hasta el final. Dos meses antes de su muerte, voló a Suecia para trabajar en su nuevo álbum, que saldrá esta primavera.

Ella expresó sin temor su apoyo a las revoluciones en todo el mundo árabe, y aunque esta podría haber sido la posición obvia, no lo fue en lo que se refiere a Siria. Pero Rim fue una de las pocas voces audaces de artistas y músicos de nuestro tiempo que tuvieron una posición fuerte y clara al apoyar al pueblo sirio contra la tiranía del régimen del presidente Bashar al-Assad.

No balbuceó por un segundo. Su posición fue clara desde el principio: estar con los oprimidos contra el opresor.

Aquellos que conocieron los desafíos que Rim tuvo que enfrentar en la vida, aprecian un millón de veces su constancia y capacidad de comunicar esperanza, optimismo y fortaleza. Fue una madre soltera que luchó para criar a sus tres hijos, y lo hizo con dignidad y orgullo, incluso cuando tuvo que luchar contra el cáncer y otros problemas de salud crónicos que emergieron en la última década, incluida la pérdida de la voz y con ello la capacidad de hacer lo que más le apasionaba.

Perspectivas hermosas

Como amiga, Rim siempre estaba disponible, incluso en los momentos más difíciles de su vida. Le gustaban los mensajes de voz más que los textos escritos, aún cuando su voz la estaba traicionando. Siempre era fácil llegar hasta ella, para todo el mundo, no había barreras, ni máscaras de “alto perfil”, ni ego. Cuando se la dejó de oir, todos sabíamos que algo andaba mal.

Dejó que todos entraran en su vida a través de sus pensamientos y fotos en sus cuentas activas en las redes sociales. Ella compartía sus miedos, sus sentimientos, su sabiduría y su optimismo.

Cuando no estaba viajando, Rim compartía casi todos los días una foto de su hermosa casa en el casco antiguo de Nazaret. De alguna manera había una línea común que conectaba su hogar, su cuerpo y su corazón. Su casa tiene una colección de artículos y hermosos accesorios de todo el mundo, como su corazón, que ha forjado amistades y relaciones a través de las fronteras y las barreras.

Sus fotos siempre mostraban colores; la vista de una puesta de sol desde una ventana; sus plantas y flores; sus propios accesorios hechos a mano y artículos de ganchillo. Tuvimos muchas conversaciones sobre fotos, y cuando me hablaba sobre todas las aplicaciones que usaba me hacía sentir muy ignorante. Le dije una vez, creo que si no fueras música, serías una fotógrafa maravillosa, y nos reímos.

En el anuncio fúnebre, su familia escribió: “Murió cumpliendo con sus deberes nacionales hacia el pueblo palestino y todos los pueblos que enfrentan injusticias”. Así fue Rim, éste es el legado que ella dejó, y así es como le gustaría que la recordemos: una artista con principios y valores.

Tres semanas antes de morir, se despidió, a su modo: “La vida es hermosa, y la muerte es como la historia, un falso episodio”. Descansa en el poder y la paz, querida Rim. Siempre serás recordada como una mujer y una amiga extraordinaria. Tu legado permanecerá para siempre con nosotros. 


*Abir Kopty es una escritora y estudiante de doctorado palestina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s