Las personas detenidas en Siria deben ser la prioridad de la conferencia de Bruselas

Autora: Mariam al-Hallak

Publicado originalmente en inglés en Euoberserver, el 11 de marzo de 2019

Mi nombre es Mariam al-Hallak. Una vez tuve tres hijos, ahora solo tengo dos.

La historia de lo que le sucedió a mi hijo menor, Ayham, es la razón por la que co-fundé la Caesar Families Association y por la que ahora hago un llamamiento a todos los responsables de las decisiones en la Conferencia de Bruselas III para que presionen al régimen de al Asad para que libere a los sirios detenidos.

Mariam al-Hallak sostiene un retrato de su hijo Ayham
Mariam al-Hallak sostiene un retrato de su hijo Ayham en una manifestación por los desaparecidos de Siria en Berlín, el 8 de septiembre de 2018 (Foto: Mohammed Abdullah (Artino))

Los líderes mundiales reunidos en Bruselas del 12 al 14 de marzo deben hacer que la detención sea la prioridad número uno en su agenda.

Tenemos derecho a saber qué les ha pasado a las personas desaparecidas y cuáles siguen vivas.

Mi hijo Ayham ya no está vivo, pero no pude enterrarlo. No pude despedirme del hombre joven y ambicioso que era.

Cuando comenzó el levantamiento sirio, estaba estudiando un master en odontología.

Al igual que muchos jóvenes, se unió a las protestas pacíficas contra el régimen de al Asad, por las cuales fue arrestado por primera vez el 16 de febrero de 2012. Tres meses más tarde, regresó con nosotros, pero nuestra felicidad con su liberación fue de corta duración.

El 5 de noviembre de 2012, los funcionarios del régimen detuvieron nuevamente a Ayham en la Universidad de Damasco, donde completaba sus estudios.

Lo torturaron en ese mismo momento, dentro de la sala administrativa del departamento de medicina humana, que los miembros del Sindicato Estudiantil de Siria habían convertido en un centro de detención.

Una vez que terminaron, Ayham entró en coma y luego lo enviaron a la rama 215 de la inteligencia militar en Damasco.

Los guardias de la prisión se negaron a brindarle atención médica y le dijeron a los compañeros de celda de Ayham que les informaran cuando falleciese.

Tres meses después, un ex-detenido que había sido encarcelado con Ayham me contó lo ocurrido y que había fallecido cinco días después de su detención.

Llorando, celebramos una ceremonia conmemorativa por nuestro querido Ayham y, solo 10 días después, nos dijeron que aún estaba vivo y en la rama 215 de la inteligencia militar.

Pasé cerca de un año y medio yendo al tribunal militar de Damasco, a la policía militar, a las oficinas de inteligencia y al ministerio del interior preguntando si mi hijo estaba vivo o muerto, tratando desesperadamente de obtener información sobre su paradero.

Ningún cuerpo que poder enterrar

Pregunté a toda persona que se me ocurrió que podría saber algo, hasta que la policía militar me envió al Hospital Militar de Tishreen, donde terminó mi búsqueda. Allí, los funcionarios me dieron un certificado de defunción que decía que Ayham había muerto el 11 de noviembre de 2012, confirmando la fecha de la que inicialmente me habían informado.

Mi viaje no había terminado. ¿Cómo podría ser que no tuviera un cuerpo para enterrar?

Durante otros seis meses, perseguí a los funcionarios sirios, humillándome mientras rogaba saber dónde estaba el cuerpo de mi hijo. Al final de mi búsqueda, me dieron un documento que decía que el número adscrito a la muerte de Ayham era el 320.

Después de recibir este documento, evidencia de que el régimen había matado a mi hijo, se me prohibió volver al tribunal militar.

A mediados de 2014, dejé Siria por última vez y comencé una nueva vida.

Por aquel entonces habían sido publicadas las fotos del Informe César: un cúmulo de imágenes de personas torturadas y asesinadas durante su detención, que habían sido sacadas de contrabando por un desertor militar que revelaba el verdadero horror de las detenciones del régimen.

Decenas de veces intenté buscar la cara de Ayham en el Informe, pero no podía soportar mirar todos esos cuerpos muertos y mutilados.

No vi a mi hijo pero, otra persona, un sobreviviente de la detención que había estado con Ayham, encontró su foto. Me la mostró y supe que era él.

Las fotos del Informe César, de 11 000 personas detenidas asesinadas, son la evidencia más significativa de las torturas y ejecuciones masivas del régimen en sus centros de detención. Estas fotos incluyen el período entre marzo de 2011 y agosto de 2013 en dos ramas de los servicios de inteligencia.

Imagina lo que no sabemos, imagina la verdadera escala de este horror en las 27 ramas de la inteligencia siria y en sus prisiones secretas.

Necesitamos presionar a los países representados en la conferencia de Bruselas y a los actores extranjeros presentes en Siria, incluidos Rusia, Irán y Hezbollah, a que se vayan y dejen de intentar configurar nuestro país para que se ajuste a sus propias agendas.

Y, mientras se habla de reconstrucción en los parlamentos europeos, necesitamos un compromiso por parte de los legisladores de que los fondos se destinarán a organizaciones internacionales y humanitarias, no al régimen criminal que debe ser llevado ante los tribunales y no debe recibir un solo euro.

Cualquier reconstrucción ahora se haría sobre las fosas comunes y los centros de detención que se encuentran por todo Damasco. En Damasco, puedes estar caminando por la calle y, debajo de ti, haber presos en centros de detención subterráneos.

A veces es difícil no ceder al enojo y la desesperación. Pero cuando observamos otros ejemplos de injusticia en el mundo y el tiempo que tardan las víctimas en obtener una reparación legal, nos negamos a perder la esperanza.

Somos las familias de las personas desaparecidas, torturadas y asesinadas de Siria y exigimos justicia.

Mariam al-Hallak es una siria que ahora vive en Alemania como refugiada y es cofundadora de Caesar Families Association (CFA).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s