Mi organización sigue trabajando para salvar vidas en Siria, aunque el mundo mire hacia otro lado

Autor: Raed Saleh*

Publicación original en inglés en The Washington Post, 30 de abril de 2019

*Raed Al Saleh es el fundador y director de la Defensa Civil Siria.

Hace poco llegué a Washington para aceptar el Premio Elie Wiesel del Museo del Holocausto en Estados Unidos en nombre de mis compañeros voluntarios en la Defensa Civil Siria, más conocida como los Cascos Blancos, la organización de búsqueda y rescate que ha salvado a más de 115.000 personas. Esta no es mi primera vez en los Estados Unidos, pero aún me resulta extraño viajar a un país donde los ataques aéreos y los bombardeos no son parte de la vida cotidiana.

El conflicto en mi país se ha prolongado durante ocho largos años y no muestra signos de disminuir. En mi ciudad natal de Idlib, en el noroeste de Siria, donde estaba hace unos días, la situación es grave. Desde febrero, el régimen sirio y Rusia han intensificado los ataques aéreos en la región, matando al menos a 190 personas y desplazando a 106.000 más. Los ataques violan una zona desmilitarizada acordada por Turquía y Rusia el año pasado con el objetivo de proteger a los civiles de la región.

El noroeste de Siria ha sido durante mucho tiempo un objetivo del régimen sirio, primero cuando pueblos y ciudades se unieron a movimientos de protesta en todo el país contra el régimen y, más tarde, tras perder el régimen el control sobre la zona. Nos encontramos en la mira de la fuerza aérea del régimen y hemos sido testigos del asesinato de muchas de nuestras amistades y familiares por las bombas de barril y los ataques aéreos que el régimen lanzó para castigar colectivamente a los civiles.

Hemos sido testigos de las horribles campañas de Bashar al-Asad, apoyadas por el poder aéreo ruso, para recuperar Homs, Alepo, Daraa y los suburbios de Damasco, en los que murieron decenas de miles de civiles y cientos de miles fueron desplazados. Después de cada victoria del régimen de Asad, a los residentes les quedaba una dura elección: ser evacuados en autobuses a Idlib o enfrentar la detención y la tortura. El noroeste ahora está atestado con más de 4,5 millones de civiles, una gran parte de los cuales son personas desplazadas, por lo que un ataque total en la zona resultaría catastrófico. Con la frontera turca cerrada para ellos, los civiles no tendrían a dónde huir.

Muchos gobiernos han recortado recientemente la mayor parte de su financiación a grupos de la sociedad civil en la zona, alegando la presencia de grupos extremistas, a pesar de que la población civil, que se opone de manera abrumadora a esos grupos, necesita desesperadamente ayuda y apoyo. Los Cascos Blancos son una de las pocas organizaciones que aún pueden operar en el noroeste, donde contamos con 2.850 personas voluntarias realizando operaciones de búsqueda y rescate que salvan vidas.

Es un trabajo peligroso y emocionalmente devastador. El mes pasado, mataron a dos de nuestros voluntarios mientras se apresuraban a ayudar a los heridos. El régimen sirio ve a los Cascos Blancos como sus enemigos y con frecuencia ha atacado a nuestros voluntarios y centros en toda Siria por atreverse a sacar a los heridos de los edificios derrumbados y apresurarse a llevarlos a ser tratados. A medida que las bombas siguen cayendo, estoy constantemente preocupado por los voluntarios y las personas que tratan de proteger.

Nuestro trabajo no es solo de búsqueda y rescate. Cientos de miles de civiles viven en campamentos de desplazados en el noroeste de Siria, donde son vulnerables no solo a los ataques aéreos sino también a condiciones climáticas extremas. A principios de este mes, cuando las inundaciones barrieron los campamentos, destruyeron tiendas y empaparon las pertenencias de la gente, los voluntarios de los Cascos Blancos vinieron para ayudar a las personas afectadas y desviar las aguas de la inundación.

Tan arduamente trabajan nuestros voluntarios, como escasos son en número. Si los bombardeos empeoran o se convierten en una ofensiva total no podremos proteger a todos los civiles. Las peticiones por la paz han sido rechazadas por Rusia y el régimen sirio, mientras que la comunidad internacional calla decepcionantemente. Los gobiernos occidentales se han concentrado más en su campaña contra ISIS, a pesar de que el régimen de Asad, respaldado por las milicias de Rusia e Irán, ha matado a muchos más sirios que ISIS. El sufrimiento del sirio común, principalmente a manos de su propio gobierno, sigue siendo ignorado.

Raed al Saleh aceptando el Premio Elie Wiesel en el Museo del Holocausto, EE.UU.

Al aceptar el Premio Elie Wiesel, lo dedico a los millones de sirios que han sufrido y continúan sufriendo los más espantosos crímenes de guerra. En 2012, cuando la cifra de muertos en Siria seguía siendo de unos 25.000, Elie Wiesel instó a la comunidad internacional a detener la masacre de civiles sirios y pedir cuentas a los autores de crímenes de guerra. Hoy en día, ahora que el número de muertos en Siria ha superado los 500.000, después de innumerables crímenes de guerra, incluyendo más de 300 ataques químicos, la necesidad de rendir cuentas y el fin de las masacres es más importante que nunca. Como dijo Wiesel: “Siempre debemos tomar partido. La neutralidad ayuda al opresor, nunca a la víctima. El silencio alienta al atormentador, nunca al atormentado.” Le pido a la gente de todo el mundo que se ponga del lado del pueblo sirio para apoyar nuestras demandas de un país libre, pacífico y democrático. Los políticos nos han fallado, pero todavía tenemos la esperanza de que la gente común escuche nuestras súplicas para detener la guerra e intervenir para proteger a los civiles en Siria.


Imágenes sacadas de la página de Facebook de los Cascos Blancos – Defensa Civil Siria

Un comentario sobre “Mi organización sigue trabajando para salvar vidas en Siria, aunque el mundo mire hacia otro lado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s