Como refugiada siria, me horroriza el turismo de lavado de imagen que se lleva a cabo en mi país

Por Sarah Hunaidi*

Publicación original en inglés en Independent el 14 de septiembre de 2019. Traducción de Carlos Pérez Barranco. Foto de Louay Beshara (AFP/Getty).

Me tropecé hace unos días con unos selfies en Twitter de unos occidentales posando en zonas controladas por el gobierno sirio. Siendo una siria exiliada desde hace cinco años, trato de evitar las fotos de mi país natal. El país que me echó cuando tenía 18 años por atreverme a cuestionar por qué nuestro gobierno estaba matando a manifestantes pacíficos. Tuve que elegir entre la detención ineludible y la tortura, o ser desplazada, sola, a los países vecinos de Siria, el Líbano y Turquía. Yo elegí la segunda opción.

Hoy somos testigos de la nueva era de la guerra siria: el intento de normalizar el régimen sirio haciendo la vista gorda ante sus crímenes de guerra a lo largo de los años. El Estado sirio, por lo general paranoico, está permitiendo que entre en su territorio un grupo selecto de personas para blanquear su historial autoritario.

Estos “turistas” parecen estar perdiéndose los matices de los problemas políticos y humanitarios de Siria porque están atrapados en una mentalidad centrada en EEUU. Lanzando repetidamente palabras como “cambio de régimen” y describiéndose a sí mismos como “antiguerra”, demuestran su incapacidad para ver los problemas en Siria desde una perspectiva siria.

Los problemas de Siria no comenzaron en 2011 con el levantamiento; comenzaron cuando el padre de Asad, Hafez, llegó al poder en un golpe de estado en 1971. Hafez gobernó el país durante 30 años, pasando el testigo a su hijo durante otros 20 años. ¿A qué democracia se refieren los defensores de Asad?

Estas imágenes que aparecen en Twitter son problemáticas porque ignoran las luchas del pueblo sirio, incluidos los refugiados, que tienen miedo de regresar a su patria. No enseñan a qué tipo de lugar pueden regresar los refugiados, o si es que pueden hacerlo.

Muchos de los que vuelven a Siria están siendo detenidos e interrogados. Según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, hay 6,7 millones de refugiados sirios en el mundo, y alrededor de la mitad de ellos se encuentran en Turquía. Muchos de ellos han expresado su temor a ser deportados a la Siria de Asad o al inestable norte, debido al reclutamiento y la detención en las zonas de Asad.

Mientras que la población de Idlib se esconde actualmente bajo los árboles para evitar las bombas del régimen sirio y el sufrimiento bajo el brutal gobierno de Hayat Tahrir al-Sham, me pregunto si los que están de gira por el lado “civilizado y occidental” del país podrían pasar menos tiempo posando y más tiempo criticando al régimen sirio. ¿Podrían abandonar las pequeñas áreas reconstruidas y visitar en cambio la cárcel de Saydnaya, donde mucha gente, como el activista noviolento Yahya Shurbaji, que dijo: “Prefiero que me maten a ser un asesino”, fue torturado hasta la muerte?

Dejar fuera de la narrativa los crímenes del régimen y centrarse en el turismo es un acto deliberado de propaganda, y no un acto de transparencia.

¿Y dónde están los sirios hablando y representándose a sí mismos?

Estas “giras” dentro de la Siria de Asad deslegitiman y excluyen la narrativa diversa de los sirios, tanto de los de dentro del país como de los que huyeron. Al hablar sobre nosotros, los visitantes relegan las masacres de los sirios a meras teorías de conspiración. Al hablar sólo con un número selecto de personas que afirman que representan a la clase obrera y a grupos minoritarios, hacen que Asad parezca ser su protector. Pero como miembro de un grupo minoritario, sé de primera mano cómo Asad facilitó el ataque de ISIS contra mi provincia, Suwayda, para obligar a miles de hombres drusos a unirse a sus tropas.

El pueblo sirio no es un grupo monolítico. Tenemos partidarios de Asad, tenemos gente que apoyó la revolución, y tenemos gente a la que no le importa quién está en el poder y sólo quiere vivir en paz. Incluso dentro de la revolución tenemos gente que todavía cree en la resistencia pacífica, y gente que cree en el derecho a portar armas para protegerse de los ataques brutales del régimen. Incluso tenemos personas que apoyan la islamización del país.

Se necesitan más matices. No estoy en desacuerdo con los partidarios de Asad en lo tocante a los errores cometidos por EEUU en Siria, pero también creo que la gente que soñaba con un país justo y democrático fue abandonada a su suerte para que muriera enfrentada a un régimen monstruoso. También estoy de acuerdo en que las sanciones perjudican al pueblo sirio cotidiano, pero las dictaduras perjudican aún más al pueblo. Resulta que nací y crecí en uno, a diferencia de muchas de las personas que le restan importancia a nuestro derecho a hablar de nuestra propia experiencia bajo Asad.

Tengo que evitar explicarle a mi sobrino por teléfono por qué no puedo volver a casa. Cambio de tema porque recuerdo que está en la Siria de Asad. Bajo un régimen que no tiene problemas para torturar a los niños.

No importa cuántas giras organice el gobierno sirio para endulzar la situación a los occidentales, no pueden cambiar la realidad: Siria es, de hecho, un país hermoso e impresionante que echo mucho de menos. También es un país dirigido por un dictador que, por supuesto, aplastó un levantamiento popular de su propio pueblo que simplemente exigía algo mejor.

*Sarah Hunaidi es escritora siria y miembro del Movimiento Político de Mujeres Sirias. Escribe y publica en inglés y árabe. Después de su exilio de Siria en 2014 debido a su oposición al régimen sirio, ha estado escribiendo un libro sobre la activista desaparecida Samira al-Khalil.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s